Adopta una autora: Begoña Oro

El misterio del timbre y Rasi busca casa de Begoña Oro

miércoles, 3 de mayo de 2017

Esta entrada forma parte de una serie de reseñas, razones para leer y demás artículos que se nos ocurran sobre Begoña Oro que estamos haciendo entre Alexia y yo porque acogimos en esta nuestra casa-blog a esta autora dentro de la iniciativa Adopta una autora. Toqué, mucho antes de la iniciativa, su novela Pomelo y Limón y, después, ya dentro de este proyecto de visibilidad de escritoras mi compi habló de Croquetas y Wasaps. Estas dos maravillas me hicieron adorar a la Oro. Pero pensamos, ¿por qué quedarnos ahí? ¿Por qué no explorar el fantástico universo de la literatura infantil? Y eso es lo que he hecho.

En esta entrada os voy a hablar de dos (sí, lo siento, solo dos) libritos muy recomendables para los más pequeños de la casa. Ambos títulos pertenecen a la serie La pandilla de la ardilla y cuentan la historia de dos chicas, dos chicos y Rasi, la ardilla que vive entre los árboles del patio del colegio y con quien los niños pasan parte de sus recreos.

NORA
Nora es tímida. Le encantan la naturaleza, las cosas bonitas, los cuentos de su abuela y los libros.

El primero de los libros que leí fue El misterio del timbre. En esta historia Nora, Aitor, Irene e Ismael tiene una difícil misión: averiguar quién toca el timbre del recreo mientras ellos están en clase. Entre los cuatro realizarán suposiciones hasta dar con el responsable, que resulta ser Rasi, la ardilla, que tiene ganas de que sus amigos vayan a jugar al patio con él.

AITOR
A Aitor también le gustan los libros, la música... y es un aventurero. A veces saca versos de dentro del sombrero. Y es que Aitor es nervioso y medio poeta.

La segunda historia a la que me acerqué es Rasi busca casa. Me parece mucho más bonita que la primera, puesto que en esa el misterio se resolvía muy rápidamente mientras que aquí nos topamos con una historia con una moraleja que me parece muy acertada enseñar a los peques (y no tan peques): Tenemos que decir las cosas, no hay que aceptar algo porque a la otra persona le haga ilusión o porque lo esté haciendo con buenas intenciones. Además, el difícil entendimiento entre Rasi, la pandilla y Babi es un tema muy interesante también, por las dificultades que tienen para comunicarse entre ellos. Este tema, la comunicación, ya hemos visto que aparece anteriormente en la obra de Begoña Oro, aunque de diferentes formas. Por ejemplo, con Pomelo y Limón.

IRENE
Irene es tan nerviosa como Aitor... o más. Irene es tan «más» que le encantan las sumas, el fútbol y la velocidad. Pero hasta una deportista veloz necesita calma de vez en cuando.

De los dos libros que he leído me ha gustado más Rasi busca casa, donde la ardilla hace una nueva amiga, Babi. Babi es una babosa, pero Rasi piensa que es un caracol sin casa, así que durante varios días y noches intenta buscarle una. La pandilla le da ideas aunque no sepan por qué está triste, mientras que Babi no sabe cómo explicarle a Rasi que no necesita una casa (porque hablan idiomas distintos, claro).

ISMAEL
Ismael es experto en mantener la calma, comer piruletas, pintar ¡y hacer amigos! ¡Ah! A veces (muchas veces) se olvida de cosas.

Sobre los idiomas distintos, una cosa que me ha llamado la atención en ambos libros y que supongo se extiende al resto de esta saga es que vemos cómo se traducen los “hiiii” de Rasi de forma muy divertida.

RASI
Rasi duerme en un sombrero. Le gustan las avellanas, las nueces y las galletas.

Estos libros se encuentran en la colección de primeros lectores de SM, la de color banco. Cualquiera de los dos es un buen regalo para hijos, sobrinos o primos, pero también será una lectura plácida para aquellos a quienes les guste la literatura infantil. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba de un ratito de lectura y estos dos libros han hecho que me sentara y dejara volar mi imaginación de niña otra vez.

También te puede gustar

0 comentarios

Subscribe