Razones para no leer: Yo, Simon, Homo sapiens
de Becky Albertalli

viernes, 9 de septiembre de 2016

Yo, Simon, Homo Sapiens
Editorial:Puck
Páginas:288
Precio:13,50
ISBN:9788496886582
Simon ha hecho lo impensable: ceder al chantaje de Martin. O Simon se las ingenia para que su amiga Abby salga con Martin o este… le hablará a todo el mundo de los correos electrónicos. De los correos electrónicos que Simon, escondido tras un seudónimo, intercambia con un tal Bluegreen, que es el chico más divertido, desconcertante y adorable que Simon ha conocido nunca. Y es que Simon, pese a su afición al teatro, prefiere no exponer a los focos su identidad sexual… al menos de momento. Sin embargo, seguirle la corriente a Martin no será la solución a sus problemas, sino más bien el comienzo de un enorme embrollo.

Gané este libro en un sorteo. Desde el principio no tenía ilusión en cogerlo, últimamente mi relación con la literatura juvenil no es muy buena pero ya que tenía el libro ¿por qué no leerlo? Gran error.

Tal vez este libro sea el peor que he leído en todo el año y aquí van mis razones:

  • Referencias. Demasiadas. Hay una referencia de algo (libros, películas, música, lo que sea) cada pocas líneas o menos. Sé que se pusieron con la intención de que el lector se sintiese identificado, pero lo único que consiguió conmigo es ponerme de los nervios porque la trama no avanzaba. Además, hay algunas cosas que no se sostienen en cuanto a las referencias. Por ejemplo, el protagonista se viste de dementor para Halloween y por lo visto casi nadie sabe quién es. ¡Venga ya! Hasta el más chulito y menos friki de la clase sabe qué es un dementor, estamos hablando de Harry Potter.

    —Y una cerveza para... lo que quiera que seas.
    —Un dementor —digo.
    —¿Y eso qué diablos es?
    —¿No sabes lo que es un dementor? ¿De Harry Potter?

  • ¿Sabías que el protagonista es gay? Por si acaso no os habéis enterado os lo va a repetir todo el rato, cada pocos párrafos. Es como si el ser gay condicionara su vida y su personalidad. La autora pretende que este libro normalice la homosexualidad en la literatura pero es que repitiéndome todo el rato su orientación sexual vas a conseguir todo lo contrario.
  • Discursos reivindicativos que no vienen a cuento. Yo de verdad creo que la intención de la autora fue buena pero simplemente no le salió. En el instituto de Simon hay muchos estudiantes negros y en la ciudad donde vive todavía es muy notoria la segregación racial. Albertalli, para denunciar esto, hace que el protagonista te suelte un discurso que en vez de ser algo espontaneo suena como un discurso muy preparado (esto mismo pasa cuando se entera de que Blue es negro). No parece que lo diga Simon sino que la voz es de la escritora y no hay cosa que te pueda sacar más de una historia.

  • En Atlanta la segregación racial llega a extremos grotescos y nadie lo menciona nunca.


    Soy un idiota. Quería que fuera Cal. Y di por supuesto que Blue sería blanco, supongo. Casi me me entran ganas de darme de bofetadas. La piel blanca no debería ser la normal, igual que no debería serlo la heterosexualidad. No debería haber una norma siquiera.

  • Relleno. ¿Cómo puede un libro de menos de 300 páginas tener relleno? Pues lo tiene. Capítulos enteros que no tienen nada que ver, que no afectarán al rumbo de la historia ni al protagonista. Se le podría quitar 100 páginas perfectamente y no notarías ningún cambio.
  • Personajes planos. Becky, no tienes muchos personajes, ¿por qué todos de ellos son iguales que el protagonista solo cambiándole el sexo o haciéndolos heterosexuales? El único personaje distinto es Martin y porque al ser el malo de la historia tiene que ser diferente a Simon. Yo varias veces he confundido las voces de Simon y Blue en los emails y siendo los personajes más importantes quiere decir que está muy mal hecho.
  • Por último, malos diálogos. Si no sabes que poner, mejor no lo hagas. No tengo porqué leer una conversación en la que simplemente digan "hola", "¿qué tal?" y "adiós". Si al menos tuviera algún sentido para el protagonista y la escena (se han peleado, no se llevan bien, etc.) lo entiendo, pero el único pensamiento del protagonista es que es gay y que le gusta Blue. Gracias, de verdad, muy útil todo. Esto sin contar que ninguno de los personajes dice algo más largo de una línea. Albertalli, son adolescentes, no idiotas.

También te puede gustar

7 comentarios

  1. Vaya no sé todavía de que trata pero ya no creo que lo lea 😐 a mi los personajes planos y las situacioned forzadas me matan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro haber cumplido mi misión. Gracias por comentar ^^

      Eliminar
  2. Era un libro que no me atraía y viendo tu opinión mejor dejarlo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor que puedes hacer xD Gracias por comentar ^^

      Eliminar
  3. La frase del final de esta reseña me parece mejor que todo el libro junto xD Realmente este tipo de autores no sé qué tratan de conseguir, es como si quisieren inducir el fanservice antes que el verdadero mensaje sobre el LGTBI. ¡Gran reseña!

    ResponderEliminar
  4. Creo que voy a guardarme este libro para una de las crisis lectoras que me dan. No hay nada que me anime más a leer libros que un libro que no me gusta xD y este tiene toda la pinta de que me va a gustar cero.

    Muy buena reseña <3

    ResponderEliminar
  5. Poco me llamaba la atención ese libro, menos me llama ahora. ¿Porqué tienen que repetir la orientación sexual de cualquier personaje como si eso fuera lo único importante? No me imagino repitiendo: es que John tiene los pies planos y claro como tiene los pies planos le pasa esto...os he dicho que tiene los pies planos? (Insertar música de catástrofe) no sé cómo puede vivir así teniendo los pies planos.
    ¿A que queda un poco ridículo? Pues lo de repetir su sexualidad también.
    Gracias Lyla por tu entrada. Veo que sigo teniendo buen criterio para seleccionar qué leer y que no.
    Un abrazo ��

    ResponderEliminar

Subscribe